ESPECIAL MARATÓN DE CHICAGO 2016 Parte 2

Luego de que el vuelo fuera cancelado por cuenta del huracán Mathew, llegué a Chicago el viernes antes de la carrera, para así tener tiempo de ir el sábado sin afanes por el Kit.

1-124

Y bueno, haré un intento por contar todos los detalles de la carrera (a veces resulta difícil porque realmente siento que hay partes de la carrera que no recuerdo, como si hubiera estado fuera de mi en ese momento o demasiado distraída para recordarlos).

Llegué muy tranquila (a pesar de todo el caos que me acechó los tres días previos), fui dos veces al baño antes de entrar a mi corral, estaba ya un poco ansiosa pero en medio de toda la emoción que se vivía, yo seguía muy calmada, intenté concentrarme en mis pensamientos (que fueran positivos), en una estrategia de carrera y en cosas que no estuvieran relacionadas con el evento para distraerme.

1-203

Tengo que admirar la actitud de todas las personas a mi alrededor, tanto de los que corríamos como los de staff, animando y recibiendo con cariño a los que veníamos de otras partes para quebrarnos las piernas en estos 42K en una de las ciudades mas bonitas y cálidas ( a pesar del frío que hace) de USA.

 

Sin mas preámbulos, empezó este sueño para el cual me había preparado tanto, me fruí a mi ritmo, sintiéndome muy bien, admirando el paisaje y a las personas a mi alrededor, me iba hidratando cada 2K como lo había practicado ya en los días de trote largo y lento, estaba muy bien hasta que llegué a la primera pared en el Km 25.

Empecé a bajar el ritmo (error), la pared duró hasta el Km 30 donde tuve que parar al baño ( luego analizando la situación me di cuenta que realmente en ese momento me ganó la mente – error – no eran tantas las ganas de ir al baño, era mi mente buscando una excusa para parar), es por esto que siempre digo que cuando quieres algo con tanta fuerza no puedes hacerle caso ni a tu mente porque en situaciones que te saquen de tu zona de confort, la mente siempre te pedirá abandonar.

802702_1026_0011

De ahí en adelante, digamos que me fui en piloto automático, solo pensaba en parar, en mis piernas, en que otra vez me había quedado grande la meta propuesta, pero sabes que? en los últimos Kilómetros, cuando vi lo lejos que había llegado y lo poco que faltaba, salió de mi todo lo que mi cuerpo y mi alma podían dejar allí en el pavimento de Chicago, vi un perro en el camino, lo abracé, lloré y aceleré como nunca, quería tanto terminar la carrera que mi corazón empezó a latir mas fuerte, lloraba de la emoción y llegué a mi meta, a mi sueño.

blogger-image-1134918621
Regalos

Quienes dicen que una Maratón te cambia por completo están en lo cierto, tener 42K de meditación, de retarte y de tener un dialogo bipolar entre el yo que te dice que pares y el que te recuerda la razón por la que estas allí y que sí puedes, te cambia la perspectiva de toda tu vida, te da tiempo de replantearte lo que realmente es importante y que nadie es mas importante que tu y es por esto que debes cultivar tanto tu cuerpo como tu alma, nadie mejor para explicarlo:

Practica la abundancia mediante la generosidad, y mejora tus relaciones personales, y demuestra que posees un sistema de valores íntegro.

Uno debe convertirse en una persona fuerte antes de convertirse en un corredor fuerte

Nacidos para correr, Mc Dougall Cristopher

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s